718
0%
Seguidores0

Pastora

@pastora
¿Te gusta este artista?

El artista:

La aparición del primer disco de Pastora hace dos años situó al grupo catalán como la gran esperanza para abrir una nueva vía para el pop español. El trío formado por Dolo Beltrán y los hermanos Caïm y Pauet Riba consiguió el Disco de Oro con su álbum de debut y el éxito popular de una canción, Lola, no ocultó el atractivo y el potencial del resto de las composiciones de un grupo diferente. La música de Pastora, española e internacional a la vez, se sostiene en la voz y las letras de Dolo, la música y los arreglos de Caïm y el concepto visual de Pauet. Sobre estos tres pilares, Pastora desarrolla una propuesta artística única que mezcla programaciones y sonidos acústicos, letras que se salen de la norma por la originalidad de su escritura, nuevas ideas en la música y un acompañamiento visual a las canciones más cercano al videoarte que al videoclip. Y después de haber apuntado un nuevo camino para el pop español con su primer disco, Pastora presenta en CD+DVD su segundo álbum: La vida moderna. La vida moderna significa un avance en la música de Pastora sin perder un ápice de su esencia original. Su nuevo trabajo presenta un CD con 13 nuevas canciones con letra de Dolo Beltrán y música de Caïm Riba y un DVD en el que, por primera vez en España, se ofrecen 13 composiciones visuales creadas por Pauet Riba que acompañan con imágenes a todos los temas, además de nuevas mezclas del álbum en 5.1, biografía audiovisual, álbum de fotos inédito y making of. En La vida moderna, Pastora enseña sus ideas musicales y estéticas al completo y ha preferido seguir callejeando para descubrir historias nuevas. En La vida moderna, el trío barcelonés da una vuelta de tuerca a su música. Producido por Caïm Riba y Carlos Cárcamo (creador en 1975 de Granada, uno de los grupos seminales del rock sureño), el nuevo trabajo de Pastora equilibra músicos y máquinas. Se mantienen las programaciones (realizadas por Caïm Riba, Carlos Cárcamo y Ángel Riba), pero a su lado suenan las guitarras de Dayan Abad, Jero Castellá y el propio Caïm; el piano y los teclados de Vicente Borland; el bajo de Ferrán Ochoa y el contrabajo de Yelsy Heredia; la batería de Pau Josa; el saxo de Segundo Mijares; los violines y cellos de Diego Galaz y Úrsula García; los coros de Bela y Joana Rubio... La vida moderna mezcla diferentes tendencias del pop electrónico con una cálida envoltura acústica creando una obra de gran riqueza musical, abundante en matices y con un sonido sutil y especialmente cuidado. La vida moderna es un tratado de pop contemporáneo. Son 13 canciones escritas desde el lado oscuro del sentimiento que cuentan historias de gente que escapa de normas, reglas y sistemas. Canciones que hablan de nostalgias y realidades, huidas y regresos, búsquedas y encuentros. También de pérdidas y perdedores, melancolías y soledades, desengaños y frustraciones... Todo cantado con sensualidad mediterránea gracias a la voz cercana, susurrante y magnífica de Dolo. Las 13 canciones de La vida moderna ofrecen ambientes, imágenes y arreglos muy diferentes. El álbum se abre con Archivo de palabras tristes, un medio tiempo sostenido por el piano, una novedad en Pastora, y con toques jazzy en la guitarra (“Que lento es el coco. Cuando tiene que aprender siempre se queda corto”). Invasión se basa en programaciones dance (“Te doy mis penas pa que te hagas un collar cuando no te vea”). Desolado es puro pop, una tremenda balada acústica marcada por el piano de Vicente Borland ( “Solita por la calle Desidia, que es donde se pierden las niñas que van de excursión”). La vida moderna es la continuación funk de Tengo, una de las mejores canciones de su primer álbum (“”Hoy tengo ganas de saltarme los mitos que murieron solitos”). Día tonto comienza en balada para viajar hasta la pista de baile con aportaciones de los coros, otra novedad en Pastora (“Tengo el día tonto, de esos que por más que salte toco el suelo pronto”). Y La vida moderna continúa. No se puede más se mueve por ritmos vivos con una guitarra que recuerda a Pat Metheny (“Me imagino que salto del sofá y me pongo a desfasar por la ciudad de un lao pa otro”). Perder el tiempo también pasa de la tranquilidad al baile con ambiente electrónico (“No es que vaya sobrá; me sobran las ganas de patinar”). ¿Y qué pasa si soy del montón? recupera el tiempo lento con guitarra española, piano, cuerdas y sentido acústico (“Si en las fiestas no destaco, si en el super se me cuelan, si por más que me suba la falda me tiemblan las piernas”). Los bichos sigue el camino acústico y El azar no perdona el electrónico, como Mundo interior (“Pero no vale la pena tener un mundo dentro y no sacarlo pa fuera”). Y para terminar el álbum, la serenidad de Planetes marins cantada en catalán con arreglos de cuerda y la sensualidad de Tu siesta. Es el final de un disco sin resquicios. La vida moderna es el segundo álbum de Pastora y la confirmación de que aún es posible sorprenderse con música diferente. Sin etiquetas ni ataduras; sin ceñirse a lo establecido. Pastora crea un mundo propio y allí vive, sobrevolando la vida moderna y contándonos lo que ve, lo que vemos, lo que vivimos todos los días. Es La vida moderna.