Entrada activada Publicado el 12 de Mayo de 2008 - 23:05:38
 
¿Qué regalarle a mi novia?:
Es su cumpleaños. Es vuestro aniversario. Ella se gradúa a fin de año. O bien está reponiéndose de una enfermedad y no fuiste a visitarla lo suficiente. Incluso, os acabáis de reconciliar después de una pelea de aquellas. La pregunta siempre es la misma: ¿qué puedo regalarle? <br> <br>A nosotros nos resulta muy difícil elegir un obsequio para nuestra novia, no porque no la conozcamos bien –aunque esto es lo que ella alegará ante el regalo equivocado- sino porque las mujeres son muy complicadas. De alguna manera, interpretan que nuestra elección de regalo tiene que ver con el afecto que le tenemos, cuando en realidad lo más probable es que dependa de nuestra inspiración momentánea… o de nuestro bolsillo. En fin, he aquí algunos consejos para no equivocarse: <br> <br>Flores, no siempre: Que a las mujeres les encanta recibir plantas o flores de regalo, no es ninguna novedad. Lo que debes tener en cuenta es que para ella las flores son un regalo un tanto “básico”. Es decir, si sólo le llevas un ramo de flores el día en que estáis celebrando vuestro primer aniversario, es probable que te mire con cara de “¿Y dónde está el verdadero regalo?”. Las flores son un acompañamiento, nunca el plato principal. A no ser que se las regales porque sí, un día cualquiera. Eso le va a encantar. <br> <br>Chocolates, no a todas: Si tu chica vive quejándose de su figura, de que ya no le entra la ropa, de que está hecha una vaca, por favor no cometas el error de regalarle dulces. Es capaz de ponerse a llorar y luego revoleártelos por la cabeza. O de revoleártelos por la cabeza y luego ponerse a llorar. ¡Y NI SE TE OCURRA regalarle algún producto de bajas calorías! No sentirá que has pensado en ella, sino que lo tomará como una indirecta. O sea, los chocolates son sólo para mujeres golosas y sin complejos. <br> <br>Ropa, ¡cuidado! Lo mejor para regalarle una prenda de vestir es ir con ella a elegirla. Que se pruebe todo lo que quiera, que se decida por algo, y entonces, a la hora de pagar, pon sobre el mostrador tu tarjeta de crédito y sorpréndela. Admitámoslo: es más probable que se declare la paz en Oriente Medio que nosotros acertemos su talla, color favorito, corte y marca al elegirle un vestido a nuestra chica. <br> <br>Peluches, no: Salvo que tu amorcito sea una niña de quince años, y que aún tenga su dormitorio tapizado de juguetes de su infancia, los muñecos de felpa están fuera de discusión. Una mujer adulta te mirará como si le estuvieras haciendo una broma y no ganarás ni un punto por buena conducta. <br> <br>Artefactos para el hogar, ¡menos! Eres un hombre del siglo XXI, ya sabes que las tareas del hogar se comparten, tanto ella como tú trabajan y los roles en la pareja están repartidos. Pues bien, regálale una licuadora, un microondas, una tostadora o una cafetera y –por más práctico que pueda parecer- perderás toda esta postura que tanto te esfuerzas en transmitirle. En el peor de los casos, se te acusará de machista y de que sólo la quieres para que te lave los platos y tendrás que pedirle perdón por el regalo que –para colmo- te costó sus buenos euros. <br> <br>¿Y eso que es? No caigas en la tentación de ir a un sex shop y comprarle algo provocativo para disfrutar juntos. Por más abierta y desinhibida que ella sea en la cama, nunca se sabe cómo puede reaccionar. Por lo general, esas cosas nos gustan a nosotros, no a ellas. <br> <br>¡Ahora sí! Sí a la ropa interior (ni demasiado clásica, pues se sentirá vieja; ni demasiado provocativa, pues te mirará como diciendo “¿por quién me has tomado?”). Sí a las joyas (las auténticas, si puedes pagarlas). Sí a los CDs de grupos que sabes que le gustan (revisa cuidadosamente su discografía para asegurarte de que no le lleves algo que ya tiene y que hace mucho que no escucha). Sí a libros y DVDs que luego puedan compartir. Sí a los perfumes, pero solamente alguno que ya sepas que le gusta. Sí a los zapatos y a las carteras (no importa cuántos tenga, las mujeres siempre quieren más). <br> <br>Bien, sé que a esta altura estarás pensando en que es más fácil decidir que NO regalarle que sí. Es cierto. Pero no te lo tomes tan a la tremenda. No obstante nuestras muchas advertencias, cuando descubra aquel regalo que escogiste sólo para ella, seguramente entenderá que la quieres y que estás intentando demostrárselo. ¡Mucha suerte! <br> <br>http://www.foroamor.com
5465 visitas
Comentar en el muro:
Página principal de Foros
Oculta este mensaje Atención: esta página utiliza cookies. Al navegar por esta página, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Para obtener más información sobre cookies haz click aquí.